Vilalba (Lugo) y Málaga se reparten el grueso del ‘Gordo de Navidad’ de este año

• Además se han vendido series del 71.198 en Jaca, Baeza, Sort, Madrid, Santander y Cádiz

22.12.2017 > 14:06 hrs

El número 71.198 ha resultado agraciado con el Gordo, el primer premios del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 4.000.000 euros a la serie. Ha recaído en administraciones de Lugo, Málaga, Huesca, Jaen, Lleida (Sort), Madrid, Cantabria, Cádiz, Las Palmas, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Valencia. El número ha sido cantado a las 11.54 horas en el décimo alambre de la sexta tabla.

Vilalba, pueblo de unos 14.000 habitantes, el epicentro de la suerte más esperada y deseada del año. Su Administración nº1, ‘Loterías El Alcazar’, en la Rúa de Pravia, es la que más series ha vendido de este primer premio, 130 de las 170 con las que cuenta el Gordo en total, esto es, unos 544 millones de euros según la dueña de la Administración agraciada.

En declaraciones a la Televisión de Galicia, la propietaria del establecimiento había vendido «todo», una parte a través del bar Cascudo, situado en la parroquia vilalbesa de San Xoán de Alba, y el resto «por ventanilla». «Es un premio muy repartidito», ha admitido Mari Carmen, la lotera, que ya tenía experiencia en vender números agraciados en este Sorteo de Navidad, con algunos cuartos y quintos en años anteriores, «pero nunca un Gordo». Ha confesado que incluso se vendieron décimos anoche a los últimos rezagados.

Precisamente Patricia, la dueña del bar Cascudo (en la parroquia de San Xoan de Alba), fue una de las agraciadas con el primer permio del sorteo. Según ha relatado a la TVG, ella misma se quedó con un décimo y el resto lo repartió entre familia, amigos y clientes del bar. En total, el establecimiento repartió 50 series del 71.198, lo que se traduce en unos 200 millones de euros. En este bar vilalbés explican que cada año tienen por constumbre apostar por un número terminado en ocho, una terminación que este año ha llevado la suerte a esta parroquia de la Terra Chá.

En el colegio Insúa Bermúdez de Vilalba, su director Arturo Gómez, compró personalmente 109 décimos para repartirlos entre los 27 docentes que forman parte del claustro y los seis trabajadores que completan la plantilla del colegio. Además, según informó a Efe el propio director, algunos de los décimos comprados fueron a parar a profesores que habían pasado en años anteriores por el centro, pero que ahora ya están en otros destinos. En total, ha repartido 43,6 millones de euros.

El Gordo reparte 129 millones en ‘La Biznaga’ de Málaga

La suerte ha agraciado a Málaga con el Gordo del Sorteo Extraordinario de Navidad. En la administración número 59 ‘La Biznaga’, situada en calle Mármoles, 48, se han vendido 32 series del 71198 que suman 128 millones de euros. También se han vendido dos décimos del Gordo en la avenida de La Luz y en Santa Marta, respectivamente, que han dejado 800.000 euros.

«Es la primera vez que doy un premio tan importante en el sorteo de Navidad», asegura emocionada Catalina Durán, administradora de ‘La Biznaga’, en calle Mármoles, que ha repartido nada más y nada menos que 128 millones de euros en Málaga capital. Está prácticamente segura de que el Gordo lo ha vendido por ventanilla, a la gente del barrio. También recuerda, dentro del nerviosismo del momento, que algunos décimos se llevaron al Ayuntamiento de Málaga y otros tantos a la panadería El peso de la harina, abierta recientemente. No iba desencaminada, ha sido un trajador del Área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga el compró los 70 décimos en la administración ‘La Biznaga’ que se quedaron la mayor parte de los trabajadores de este departamento.

Casi tres millones de euros se quedan en Santander

Por otro lado, Carlos Díaz, propietario del ‘kiosko’ de Santander donde se han vendido siete décimos del número 71.198, agraciado con El Gordo del Sorteo de Lotería de Navidad, se siente “muy feliz” y “muy afortunado” por haber repartido la suerte entre sus clientes, en total 2,8 millones de euros.

El dueño de este establecimiento, ubicado en la calle Gregorio Marañón 1 de la capital cántabra, en El Sardinero, no tiene “ni idea” de quién ha comprado los décimos -dotados cada uno de ellos con 400.000 euros-.

Tampoco sabe cómo los ha vendido, si “de uno en uno” o “varios” a la vez. Igualmente, desconoce si los afortunados son santanderinos o de fuera de la ciudad.