Este miércoles el Secretario general de Ciencia, Tecnología e Innovación del ejecutivo regional, Jesús Alonso, recibía en Mérida al director del Instituto de Arqueología de Mérida, y a su vez unos de los encargados del proyecto ‘Construyendo Tartesos’, Sebastián Celestino, que junto con el alcalde de nuestra localidad Abel González, le exponían las últimas novedades en torno a la investigación de dicho monumento enclavado dentro de nuestro término municipal.

Este yacimiento arqueológico de origen tartésico, calificado como el más importante del Mediterráneo Occidental, podrá seguir siendo estudiado por científicos durante unos seis años más, tras haberse iniciado el proyecto en 2014, gracias a a aportación de fondos de varias instituciones, entre las que se haya la Junta de Extremadura, a la que se añade la cantidad económica recibida al ser galardonado el proyecto con el Premio Nacional de Arqueología de la Fundación PALARQ, permitirá que los análisis se prolonguen.

Una de las piezas más notorias de las excavaciones, que aún no ha sido completamente descubierta, es una escultura de mármol griego de gran tamaño, la primera que se ha encontrado en la Península Ibérica; se trata de una pieza original y calificada como excepcional por los investigadores. A la valiosa estatua se une el conjunto de 52 cadáveres de caballos, aparecidos a modo de hecatombe, procedentes de un sacrificio ritual. La primera vez que se ha documentado una hecatombe ha sido en El Turuñuelo, por lo que los restos de equinos suponen el hallazgo más importante del Mediterráneo Occidental, según informa el ejecutivo regional en nota de prensa.

Junto a estos destacados descubrimientos, que aportarán más luz sobre la cultura tartésica, se encuentra la aparición de huesos de un varón inhumado, denominado Desiderio, cuyo ADN está siendo investigado por diferentes institutos europeos para datar su procedencia y definir su edad, modo de vida y cómo falleció.

Jesús Alonso ha afirmado que, tras percibir el reconocimiento del Premio de la Fundación PALARQ, se reconoce la notoriedad de la excavación. Alonso ha garantizado que desde la Junta de Extremadura se asegura la continuidad de los trabajos de investigación por parte de diferentes equipos científicos en los próximos años.

Cabe mencionar que la Junta de Extremadura ha financiado y construido recientemente una gran cubierta del yacimiento, lo que en palabras de Sebastián Celestino, ha supuesto que los investigadores puedan trabajar sin estar preocupados por las inclemencias meteorológicas y que los restos estén más protegidos parar desarrollar las tareas arqueológicas sin premura y con definición durante todo el año.

El edificio de El Turuñuelo, del que se conservan dos plantas, algo excepcional, fue destruido e incendiado por sus habitantes en un sacrificio religioso al final del siglo V antes de Cristo. El equipo director de las excavaciones en el yacimiento arqueológico está coordinado por Sebastián Celestino y Esther Rodríguez.

Finalmente, el alcalde de Guareña, Abel González Ramiro, se ha mostrado orgulloso de que este reconocido enclave tartésico esté en nuestra localidad, porque se incrementa el patrimonio cultural del municipio y le ha situado en el mapa científico a nivel mundial. González confía en que el futuro se convierta en un recurso turístico cultural.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más