José Luis Navarro visitó Guareña para comprobar los daños de las tormentas del viernes

• Cayeron casi 50 litros en menos de una hora que dejaron anegaciones de sótanos, entrada de agua en viviendas y negocios. La Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz y la Confederación Hidrográfica del Guadiana se comprometen a estudiar acciones para evitar futuras riadas.

20.05.2018 > 12:14 hrs

Sobre las cinco de la tarde del pasado viernes comenzaba a caer una fuerte tormenta, que vino acompañada de truenos, granizos y mucha agua, con fuerte intensidad. Según las informaciones obtenidas, llegaron a caer casi 50 litros en poco menos de una hora.

La fuerte intensidad de la misma dejaba, una vez llegó la calma, numerosos daños en diversos puntos de la localidad, entre los que destacan anegaciones de sótanos, entrada de agua en viviendas y negocios, y también riádas, como la que se produjo en la Avenida de la Constitución durante dicha tarde. Ante tal cantidad de agua, las alcantarillas e imbornales no daban abasto, hasta el punto que algunas de ellas eran levantadas por si solas.

La tormenta, que vino acompañada de rayos, uno de los cuales, incluso impactó con la fachada de una vivienda de la calle Dámaso Fernández del Pozo.

Hasta nuestra localidad se desplazaron incluso miembros del cuerpo de bomberos para intentar ayudar en mejorar la situación. También efectivos de la policía local, protección civil y trabajadores municipales se pusieron a trabajar una vez que pasó la tormenta.

El consejero regional de Economía e Infraestructura visitó este sábado las zonas afectadas

Este sábado el consejero de Economía e Infraestructura regional, José Luis Navarro, visitaba nuestra localidad para comprobar sobre el terreno los daños producidos por la tormenta de agua y granizo de la tarde del viernes. Durante el transcurso de esta visita, en la que estuvo también Abel González Ramiro como alcalde, y varios concejales municipales, el consejero recaló en las instalaciones de la fábrica de productos de limpieza e higiene personal INQUIBA, que también resultó afectada por la tormenta.

Navarro ha destacado y felicitó al Ayuntamiento de Guareña y a los operarios municipales por los trabajos realizados en las vías públicas del municipio, señalando que la canalización del Arroyo Guareña funcionó perfectamente en la parte que va encauzada subterráneamente en el casco urbano.

Así mismo, el consejero valoró también la labor de los trabajadores de INQUIBA que han realizado turnos voluntariamente durante todo el fin de semana, para poder abrir el lunes con normalidad. “No solo es una mano de obra profesional, sino profundamente comprometida”, ha subrayado el responsable de Economía e Infraestructuras.

Por otro lado, ha señalado que el principal origen de la inundación que ha sufrido una parte del caso urbano de Guareña, responde a que en nuestra localidad confluyen varias vertientes de agua, lo que, unido a una precipitación tan extraordinaria, han producido la inevitable catástrofe natural, según informa la junta en nota de prensa.

Navarro asumió que lo sucedido ayer es consecuencia de este fenómeno inusual, al tiempo que ha reconocido que se deben estudiar actuaciones para la vertiente de aguas que llegan al municipio por la parte sur, concretamente por la carretera de Cristina y por el Camino Lomo.

Finalmente, el consejero se comprometió que desde este lunes, la Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz y la Confederación del Guadiana, coordinarán varios trabajos técnicos donde se analizará y estudiará, si fuera necesario, abordar algún tipo de actuación que palíe “en parte los efectos que tiene una situación natural de estas características tan poco habitual que desborda cualquier tipo de dimensionamiento de las infraestructuras”.