Las solicitudes de voto por correo para las elecciones europeas, que se consideran un termómetro de la participación, se han incrementado en Cataluña un 45 por ciento, mientras que en el resto del país han caído con relación a los comicios de 2009.

Según los últimos datos provisionales de la Oficina del Censo Electoral en el conjunto de España se han aceptado 301.321 solicitudes de voto por correo para las elecciones europeas, lo que supone un descenso de casi un 4,5 por ciento respecto a las 315.374 aceptadas en los comicios de 2009.

Pero al analizar esos datos por provincias se observa que en Cataluña no ha habido tal descenso, sino todo lo contrario, y pese a que el recuento de los datos del actual proceso electoral aún no están cerrados.

Así, en Barcelona se han aceptado ya 21.732 peticiones de voto para estos comicios, frente a las 15.298 que se registraron hace cinco años, lo que supone un incremento del 42 por ciento, el mismo porcentaje de aumento registrado en Tarragona, donde ahora se han tramitado 3.190 solicitudes y en 2009 fueron 2.240 solicitudes.

El mayor crecimiento se aprecia en Girona, donde este año se han recibido 3.126 peticiones y hace cinco años sólo se tramitaron 1.923, lo que supone un 63 por ciento más. Y no es que en esta provincia cayeran mucho las demandas de voto por correo en 2009, pues fueron muy similares a las cifras de 2004.

Por último, en Lleida las solicitudes han pasado de 1.815 aceptadas en 2009 a 2.801 este año, un 54 por ciento más.

Este aumento de las solicitudes de voto por correo se produce precisamente en unas elecciones planteadas en clave soberanista en Cataluña, con el llamado derecho a decidir como elemento central de campaña, y con Esquerra y CiU disputándose el primer puesto en la comunidad.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más