La Guardia Civil, en el marco de la Operación ‘Pocket Money’, detuvo la semana pasada a dos vecinos de Mérida, acusados de ser miembros de una banda especializada en el robo de cajeros automáticos. La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz, iniciaba este pasado verano, una investigación tras los robos de cajeros automáticos en entidades bancarias de Guareña, Fuente de Cantos y Los Santos de Maimona.

Según informa la benemérita, los autores utilizaban el mismo modus operandi, y se valieron de vehículos que anteriormente sustrajeron en las localidades de Los Santos de Maimona y Villagonzalo, para tras perpetrar los robos y facilitar la huida.

Estos individuos ocultaban sus rostros con pasamontañas y utilizaban mazas y palanquetas para arrancar los cajeros de las estructuras de anclajes, para posteriormente ayudarse con carros de transporte y cargarlos en los vehículos. Los cajeros eran llevados a descampados de los extrarradios de Mérida para extraerles el botín, usando para su rotura diferentes herramientas. Tras la comisión de los robos, no dudaban en abandonar o incluso calcinar alguno de los vehículos usados en los robos. La cantidad sustraída asciende a unos 8.700 euros.

Con el análisis de las pruebas, información e indicios obtenidos en los escenarios de los robos, la Guardia Civil centró su investigación sobre una banda experimentada de delincuentes, con un amplio historial en delitos contra el patrimonio. Una vez identificados dos de sus integrantes, se establecieron sobre los mismos dispositivos de vigilancia, lo que el pasado pasado miércoles desencadenó en su detención.

Las diligencias junto con los detenidos, fueron puestas a disposición judicial, quién decreto su libertad con cargos. La operación sigue abierta y no se descarta la localizacion y detencion de algún otro componente de esta banda.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más