Miembros de Izquierda Unida en Guareña, entre ellos el concejal de la formación en el ayuntamiento, Pedro José Pascual Salguero,  acompañaron este jueves en Valdetorres a Pedro Escobar, coordinador general de Izquierda Unida en Extremadura, que visitó la planta de biodiesel de dicha localidad pacense.

Dicha visita se produjo, a raíz de contactos de trabajadores de la misma con la formación izquierdista de Guareña. También estuvieron presentes miembros de la formación de otras localidades vecinas.

En la visita de ayer, Escobar se interesó por la actual situación de dicha fábrica y escuchó a los trabajadores que han sido despedidos, y que amenaza con ser desmantelada tras el anuncio de su cierre. En la actualidad está a la espera de comprador.

Una planta construida en el 2007

En marzo de año pasado la dirección de dicha planta planteó un ERE extintivo para la toda la plantilla. Dicha planta se inauguró en 2007 con una inversión de 70 millones de euros y fué considerada por aquel entonces como una de las de las industrias punteras de la región.

CCOO afirma que es incomprensible que la planta de biodiésel de Valdetorres se venda para chatarra y reclama al Gobierno regional que busque otra solución

CCOO de Extremadura considera incomprensible que la planta de biodiésel de Valdetorres, una factoría con tecnología punta y 70 millones de euros de inversión, acabe siendo vendida como chatarra por un solo millón de euros. Desde el sindicato se reclama al Gobierno regional que actué para encontrar otra solución que impida el final de esta industria.

Para el sindicato es realmente lamentable que, con la necesidad que tiene Extremadura de fábricas y de empleo de calidad, se permita que una inversión de estas características sea malvendida de esta manera, sin que haya reacción alguna por parte de la Administración regional, que aportó en su momento dinero público para levantar y mantener la factoría.

La planta de biodiesel de Valdetorres, Bioenérgética Extremeña, después de un concurso de acreedores, ha sido vendida a LYRSA, una empresa con implantación en España y Portugal dedicada a la compra y procesamiento de chatarra.

CCOO insta al Gobierno regional a actuar para que se mantenga viva la planta y que indague qué se ha hecho con los millones de euros de subvención que recibió en su momento Bioenergética Extremeña.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más