El pleno celebrado este martes debatía, entre otros asuntos, la Cuenta General de 2013. Fué precisamente en este punto, cuando se produjo el momento más tenso en un pleno en lo que llevamos de legislatura.

Jesús Guisado, portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Guareña, emitía su argumentación para votar en contra de este punto. Para argumentar que no estaban de acuerdo con la labor de gobierno ejercida por el actual equipo en el consistorio, aludió a temas como la gestión de la residencia de mayores, la no creación de una bolsa de trabajo o la habilitación de la vivienda del CP San Gregorio para una familia necesitada, entre otros asuntos.

En su turno, el alcalde Rafael Carballo, respondía diciéndole que no era objeto del tema que se estaba tratando, en referencia a la cuenta general, los argumentos dados por el portavoz popular. Tras las palabras del alcalde, Guisado pedía de nuevo intervenir, a lo que el alcalde se negó, aludiendo, a que no había dado pie, durante su turno, a una nueva intervención del concejal popular, produciéndose en ese momento un intercambio de pareceres entre concejales populares y socialistas.

Guisado le espetaba a Carballo la falta de talante y democracia al no dejarle intervenir de nuevo, y desde la bancada socialista se le animaba a que respetara las reglas del juego, en referencia a ley que regula las sesiones plenarias.

Guisado recibió tres llamadas al orden de parte del alcalde, lo que a partir de ese momento, según la ley, estaba expulsado del pleno. Al no querer abandonar el salón de plenos, la secretaria recibió la orden de avisar a la Policía Local, que se personó durante la sesión aunque no tuvo que intervenir, ya que el propio Guisado decidió marcharse por ‘no poner en compromiso’ precisamente al agente de policía, no por la decisión tomada por el alcalde. Tras ese momento, el resto de concejales del PP, decidió abandonar también en pleno, en apoyo a su portavoz.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más