Este jueves 15 de octubre es el Día Mundial del Lavado de Manos, un hábito que este año cobra especial relevancia, debido a las medidas sanitarias e higiénicas establecidas, para evitar la expansión del Coronavirus.

Este día mundial sirve para hacer un llamamiento y concienciar a la población de que con un poco de agua y jabón pueden salvarse muchas vidas. Este día se conmemora en numerosos países, de los cinco continentes, mediante una campaña mundial en la que se pide a millones de personas a lavarse las sus manos, según recuerda UNICEF.

En definitiva, esta efeméride se establece para recordar que el lavado de manos debe ser un hábito a incorporar a nuestras rutinas diarias y que, mediante ese pequeño gesto, se puede evitar el contagio y propagación de enfermedades, especialmente entre los pequeños y mayores y personas con patologías crónicas, a las que se considera como población de riesgo.

Según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), el 75% de las infecciones provocadas por bacterias resistentes en Europa son infecciones asociadas a la asistencia sanitaria y un amplio porcentaje de ellas podría prevenirse mejorando la higiene de manos.

Un gesto tan simple como lavarse las manos con agua y jabón puede ser clave para la supervivencia de millones de personas, sobre todo de los más pequeños. Los niños y niñas son especialmente vulnerables a los efectos de la diarrea y de las infecciones respiratorias, enfermedades que se pueden prevenir fácilmente y de forma barata con un poco de agua y jabón, según recuerda también UNICEF.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más