Este próximo fin de semana se produce el cambio horario. En la madrugada del sábado 29 al domingo 30 de octubre deberemos retrasar una hora los relojes. Es decir, que a las tres de la madrugada volverán a ser las dos.

Según los expertos el horario de verano, que entró en vigor allá por el mes de marzo, ha permitido un ahorro energético de unos 250 millones de euros, una reducción del 9.8%.

El cambio de hora comenzó a generalizarse a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación. Se aplica como directiva desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años.

Por su parte, los médicos coinciden en señalar que tardamos unos días en adaptarnos al nuevo horario porque cuesta levantarse y llegamos con más hambre a la hora de comer, pero que los efectos del nuevo horario sobre la salud son imperceptibles.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más