Este fin de semana se produce el denominado ‘Cambio de Hora’, tendremos que adaptar los relojes al horario de invierno como sucede cada año el último fin de semana de octubre, los relojes se atrasarán una hora, por lo que a las 3:00 hrs de la madrugada, volverán a ser las 2:00 hrs

Con el cambio de hora de invierno se gana la hora que se pierde anteriormente en marzo, cuando se adelantan los relojes con la llegada de la primavera. A partir de este fin de semana se hará antes de noche, pero también amanecerá antes, y, teniendo en cuenta que la mayoría de la actividad -laboral, industrial…- se concentra a primera hora de la mañana, la marcha atrás de los relojes disminuirá obligatoriamente el consumo diario de luz y de energía. En definitiva, se trata de adaptar lo mejor posible las horas de luz a las horas de trabajo.

¿Cuándo empezamos a atrasar los relojes?

La idea del cambio de hora nació después de la Primera Guerra Mundial, motivada por la complicada situación económica que dejó el conflicto y la concienciación general de contener el gasto, pero no fue hasta el año 1974, después de que la Crisis del Petróleo reavivase la idea del ahorro, cuando se hizo efectiva en España. Así, todos los inviernos, España «pierde» una hora para situarse en GMT+2 (dos horas más del tiempo medio de Greenwich), y durante el verano, salta de nuevo al GMT+1. Después de 40 años de esta rutina, la costumbre, sin embargo, podría cambiar próximamente.

¿Qué pasará si el Gobierno decide cambiar definitivamente la hora de España?

El Ejecutivo lleva planteándose unos meses, y de hecho ya hay una propuesta firme en el Congreso, cambiar definitivamente el horario español y retrasarlo una hora, igualándolo con el establecido en Portugal y Canarias. Si finalmente este planteamiento sale adelante, es bastante probable que se revisen los cambios de hora de octubre y marzo

¿Qué trastornos supone el cambio de hora?

Los expertos aseguran que, habitualmente, se necesitan entre uno y cinco días para que el cerebro se ajuste al nuevo horario. A pesar de que el cambio de hora de marzo suele ser más agresivo porque el cuerpo acusa la hora perdida, el ajuste de octubre también provoca leves trastornos físicos como cansancio, malestar físico, cambios de humor, alteraciones del sueño o del estado de ánimo. Los mayores y las personas con alguna enfermedad, que necesitan mantener sus rutinas y descansar adecuadamente, suelen ser los más afectados por esta modificación horaria.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más