La empresa HaciendasBio de Guareña (Badajoz) está participando en el proyecto de restauración ecológica estratégica ‘Campos de Vida’ desarrollado por la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas (FIRE) también en explotaciones de Valladolid y Ciudad Real que están empezando a ofrecer sus primeros resultados.

Así, las aves insectívoras de diferentes especies que han criado en las cajas nido colocadas en un viñedo de 200 hectáreas cercano a Valladolid han consumido en un solo año 1.009 kilos de insectos y otros invertebrados.

La iniciativa ‘Campos de vida’, con la que FIRE busca conciliar la producción agrícola con el aumento de la biodiversidad, es el origen de este proyecto demostrativo, han informado a Europa Press fuentes de la Fundación, que han incidido en que la “acción principal” ha consistido en la colocación de cajas-nido para facilitar que se reproduzcan las aves insectívoras.

Desde principios de 2013 se han instalado más de 300 unidades de estos nidales artificiales en viñedos, olivares y frutales de las provincias de Valladolid, Ciudad Real y Badajoz.

En los experimentos de campo realizados para el proyecto se ha calculado que la cantidad de orugas depredadas por las aves insectívoras fue un 50 por ciento superior en viñedos con cajas-nido ocupadas que en el mismo tipo de cultivo pero sin los nidales.

Otro resultado del proyecto indicativo del potencial de este tipo de control biológico, que puede ser una alternativa al uso de plaguicidas químicos, es el consumo de una pareja de carboneros comunes que ocupó una de las cajas-nido y que llegó a 26,73 kilos de invertebrados al año. Esta especie es la que mejor ha respondido a la colocación de los nidales en las zonas donde se ha actuado.

Para crear un hábitat óptimo que permita fijar las poblaciones de estas aves en las zonas experimentales del proyecto y que se conecten entre sí, se han aplicado una serie de medidas complementarias, como la plantación de setos y la creación de charcas, ha añadido FIRE.

El proyecto cuenta con la colaboración de explotaciones agrícolas como Abadía Retuerta, en Sardón del Duero (Valladolid), y HaciendasBio, en Guareña (Badajoz).

Los trabajos de campo del proyecto han sido complementados con un programa de formación y capacitación de técnicos y agricultores y otro de educación ambiental.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más