La madrugada del próximo sábado al domingo finalizará oficialmente el horario de verano y los relojes se deberán retrasar una hora, de modo que a las 03.00 horas volverán a ser las 02.00 horas.

Oficialmente este fin de semana tendremos una hora más, en cumplimiento de la Directiva Europea que rige el denominado ‘Cambio de hora’ y que afecta a todos los Estados miembro de la Unión Europea desde el año 1981 en el cual se aplica como directiva.

La práctica de atrasar el reloj una hora en invierno y adelantarlo en verano se generalizó de forma desigual a partir de 1974, al producirse la primera crisis del petróleo en cuya respuesta algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y, por ende, consumir menos electricidad en iluminación.

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el potencial de ahorro en iluminación en España por el cambio de hora puede llegar a representar un 5 por ciento del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros.

Esta medida no solo se adopta en España, sino que se lleva a cabo en unos 70 países en todo el mundo. Japón es el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta normativa. En concreto, se aplica en todos los países de Europa, América del Sur, África y en algunas zonas de Estados Unidos y Canadá.

Las recomendaciones apuntan hacia comprobar el horario que registran los diferentes dispositivos que tenemos en el domicilio, especialmente ‘smartphones’ y relojes para evitar llegar tarde al trabajo o a otros emplazamientos. Por fortuna, algunos terminales informáticos están programados para cambiar de forma automática la hora.

El Parlament balear aprueba una declaración institucional a favor de mantener el horario de verano

AGENCIAS

Todos los grupos políticos que forman parte del Parlament balear han aprobado este martes una declaración institucional para pedir que se mantenga el horario de verano en Baleares y no se retrasen los relojes el próximo 30 de octubre, cuando a partir de las 17:50 dejará de verse la luz del sol en el archipiélago.

La propuesta, aprobada por asentimiento, pide al Gobierno central que se mantenga el horario actual y no se retrasen una hora los relojes, puesto que Baleares es la comunidad más afectada por esta situación, que provoca que sea el primer lugar donde sale el sol y el primero en el que se esconde

Así, el Parlament se hace eco del movimiento social impulsado por la plataforma Illes amb Claror (islas con claridad), que reclama no hacer el cambio de horario previsto a finales de octubre, “ya que la situación geográfica de las Islas es la más oriental del Estado español y, por lo tanto, las más afectadas por este cambio horario”.

Illes amb Claror es una plataforma que impulsa la adaptación al horario solar que en los últimos años ha sumado muchos apoyos en redes sociales, donde siempre han exigido adaptar “las necesidades vitales de los ciudadanos al horario solar y “evitar el malgasto energético”.

El mantenimiento del horario de verano “permitirá disfrutar de más luz cuando se acaban las obligaciones diarias”, dicen desde la plataforma, con repercusiones económicas “importantes” como la reducción del consumo de electricidad.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más