Este fin de semana se producirá el habitual cambio de hora para adaptarnos al horario de invierno, por lo que en la madrugada del próximo sábado 27 al domingo 28 finalizará el horario de verano y los relojes se deberán retrasar una hora, de modo que a las 03.00 horas volverán a ser las 02.00 horas.

Por tanto, este fin de semana tendremos una hora más, en cumplimiento de la Directiva Europea que rige el denominado ‘Cambio de hora’ y que afecta a todos los Estados miembro de la Unión Europea desde el año 1981 en el cual se aplica como directiva.

Esta medida se lleva a cabo en unos 70 países en todo el mundo. Japón es el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta normativa. En concreto, se aplica en todos los países de Europa, América del Sur, África y en algunas zonas de Estados Unidos y Canadá.

¿Estamos ante los últimos cambios de hora?

Según las últimas informaciones, la Comisión Europea llevará próximamente al Eurocámara y al Consejo Europeo eliminar el cambio de hora y mantener durante todo el año la hora de verano en el continente. Esta decisión supondrá que a finales de octubre, fecha en la que se retrasaban sesenta minutos los relojes, habrá más luz por la tarde, si finalmente se acaba aprobando, y que además deberá ser ratificado por los gobiernos nacionales.

Bruselas ha dado de plazo a todos los países un plazo de seis meses, que termina el próximo mes de abril, si prefieren quedarse de forma permanente con el horario de verano, o si, por el contrario, eligen el de invierno. Ello supone que cada país cuenta con poco más de medio año para analizar la cuestión y comunicar su opción favorita

El presidente de la Comisión Europea, Jean -Claude Juncker, ha anunciado que el ejecutivo comunitario va a proponer eliminar el cambio de hora, en base al resultado de una consulta pública lanzada el pasado mes de julio en la que una amplia mayoría de participantes han votado por suprimir esta medida. Un 93 % de los españoles que participaron en la consulta pública se pronunciaron a favor de la eliminación del cambio de hora, una medida que tendrá consecuencias económicas, sobre todo, en el terreno del ahorro energético.

El cambio de hora, tanto para pasar al horario de verano como para regresar al de invierno, entró en vigor en enero de 2001 y es aplicado en España desde marzo de 2002, aunque se trata de una práctica que comenzó a generalizarse en 1974, en plena crisis petrolífera como una medida de ahorro de electricidad.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más