Durante el mes de Julio del año pasado comenzaron los trabajos de la concentración parcelaria de las Arenas, o también conocida como la Dehesa Guareña. Una concentración que afecta a unas 700 hectáreas, divididas en 1096 parcelas, de las cuales pasarán a unas 600, y a unos 539 propietarios.

Pues bien, desde comienzos de año, han comenzado las labores del Grupo Auxiliar de Trabajo que tiene que clasificar las parcelas objeto de esta concentración, que fue declarada de utilidad pública e interés social por la Junta de Extremadura. El trabajo de este grupo auxiliar supone el primer paso para la puesta en riego de dicha zona, que en la actualidad esta abandonada para su uso agrícola, que cambiará después de realizar la concentración, según informa el consistorio en nota de prensa.

Se estima que quedan pendientes aun unas tres jornadas para acabar con estos primeros trabajos de clasificación. En las labores de este grupo auxiliar, han intervenido además, la directora de la concentración, acompañada por personal del Servicio de Regadíos de la Junta de Extremadura y técnicos de la UTE EIEX-EINOR, empresa encargada de realizar los trabajos de la concentración. La labor de estos agricultores del Grupo Auxiliar consiste en auxiliar a la Comisión Local en la clasificación de las tierras a concentrar, y de diferenciar y valorar las parcelas por tipo de suelo y cultivo implantado.

Desde el Ayuntamiento recuerdan que seguirán informando a los vecinos de los trabajos de esta concentración parcelaria, ya que la posterior puesta en riego de los terrenos supondría un fuerte empujón a la economía local.

 |  Gracias por visualizar este contenido

ir a la portada de la web para ver más